14 de diciembre de 2018

4 de diciembre de 2018

Cerro Bellavista #toma 2



El sordo silencio del mar
enfrentando la noche de sus esqueletos
el sube y baja de la espuma por el roquerío
mientras el pez se multiplica
y asegura alimento para miles de bocas
en cientos de pueblos a la redonda

El sordo silencio del mar
trabaja para nosotros
se hace carne su angustia
y vida su muerte
y aquí es donde se hace luz el ojo del pez
que dejó su escama en nuestro plato

Un brillo en la mirada
una suavidad eternamente inconclusa
como deriva de todas las épocas

1 de diciembre de 2018

Poeta de sal


Las piedras del camino
guardan tus pasos

cuando ya no vengas
sabremos qué hacer


Una estrella nació contigo
y en el fondo del mar te espera

Ven
vamos
a esparcir espumas
por los litorales

Aprendamos juntos
la liviandad de la energía
el amor de la piel

El júbilo anfibio
del hombre pez
juglar grisáceo
de su esperma
sentimentalidad

Allende y Julio Escamez




OTRO MUNDO
ES POSIBLE

28 de noviembre de 2018

Altamirano



El 9 de septiembre de 1973, el secretario general del Partido Socialista, senador Carlos Altamirano, daba un discurso en el estadio Chile, al cual muchos sectores golpistas apuntarían posteriormente como uno de los "grandes motivos" para que las Fuerzas Armadas "se decidieran a actuar" contra el gobierno de Salvador Allende.

La historia al respecto señala que "ese domingo 9 de septiembre concluía el pleno del PS reunido ese fin de semana, en el que participan los miembros del Comité Central, los 36 secretarios regionales y los 32 parlamentarios. La comisión política encomienda el discurso de cierre al secretario general, sobre quien recae -en ese momento crucial- la responsabilidad de definir el tono y contenido en un contexto particularmente difícil".

El relato corresponde al trabajo del profesor Jorge Magasich, en su libro "Los que dijeron NO", historia de los marinos antigolpistas de 1973, que investiga a este grupo de uniformados constitucionalistas y partidarios de Allende que desarrollaron un plan para detener el golpe de Estado, siendo detectados, neutralizados y brutalmente torturados en agosto de 1973.

Y es que, justamente, la asonada golpista llegó en momentos que la coyuntura política estaba centrada en la ofensiva de la Armada contra Carlos Altamirano, Miguel Enríquez, líder del MIR, y Oscar Guillermo Garreytón, del MAPU, a quienes se acusaba de "infiltrar la Marina con elementos subversivos". De hecho, la vista de la petición de desafuero de Altamirano y Garretón -por sedición-, estaba programada para el martes 11 de septiembre en los tribunales de Valparaíso.

A todos ellos se les acusaba de promover la subversión en la Armada, cuando lo que verdaderamente hicieron fue reunirse con los marinos constitucionalistas, escuchar sus denuncias de los planes golpistas de la oficialidad, y proponer un plan para hacer frente al golpe que se venía.

En ese contexto, el discurso de Altamirano del 9 de septiembre "asume que la defensa de los marinos se transforma en quizás la última reivindicación de la base del gobierno", según apunta el profesor Magasich en su libro: "Durante los últimos días de democracia hay signos de preparación de una campaña de envergadura contra las torturas. Hacia el 6 de septiembre, el director de la escuela de teatro de la Universidad de Chile, Marcos Portnoy, es contactado por otros profesores de izquierda de la universidad para constituir un comité para alertar a la opinión pública sobre las torturas en la Armada", señala la investigación.

En el mismo libro, Magasich entrega la versión de Altamirano: "En 1973, él se opone a organizar una manifestación masiva, pues están en una situación sin salida; si el discurso es débil y desmovilizador, liquidan la capacidad de negociación y precipitan el golpe; si el discurso es combativo, pueden echar más leña a la hoguera. Pero la comisión política del PS resuelve realizar el acto".

Así, ineludiblemente, Altamirano debe referirse a la situación de los marinos antigolpistas, torturados y detenidos en esos momentos en Valparaíso, lo que significa ponerse directamente en confrontación con la Armada.

Continúa el relato en "Los que dijeron NO": "Al mediodía del 9 de septiembre el Estadio Chile está repleto de una muchedumbre socialista que grita ¡crear, crear, poder popular!, y clama por medidas contra el golpe inminente. En el discurso, Altamirano desarrolla su argumentación: la oposición no quiere una salida democrática sino una con vehemencia criminal, busca la guerra civil y para ello ha montado una gigantesca empresa publicitaria y de terrorismo".

Y en mitad del discurso, el tema espinudo: "Se me acusa de haber asistido a reuniones con marineros y suboficiales: la verdad es que concurrí a una reunión a la cual fui invitado para escuchar las denuncias de un suboficial y de algunos marineros, en contra de actos subversivos perpetrados presuntamente por oficiales de esa institución armada. ¡Y concurriré todas las veces que se me invite para denunciar cualquier acto en contra del gobierno legítimo y constitucional", afirmó Altamirano en esa ocasión.

La historiografía conservadora construyó este discurso de Altamirano como el detonador del golpe, y hasta hoy, algunos le asignan el rol de culpable absoluto: no olvidemos que el historiador de derecha, Gonzalo Vial, dedicó, en septiembre de 2003, cinco artículos en La Segunda alegando que el Golpe lo provocó el discurso de Altamirano, apunta el libro del profesor Magasich.

Para cerrar, la brillante respuesta de Altamirano, consignada en el mismo volumen: "Por cierto, las reuniones subversivas eran las mías y no las del alto mando de la Marina. Por cierto, eran subversivas las reuniones de quienes defendían al gobierno legítimo, y eran patrióticas las de quienes atentaban día a día, hora a hora, contra las instituciones. En alguna oportunidad todos, absolutamente todos los altos mandos de las Fuerzas Armadas han reconocido su participación en el golpe. Pero al parecer estos reconocimientos carecen de importancia".

"Qué terrible y fascinante al mismo tiempo es la capacidad de la vieja clase dominante chilena para transformar su verdad en sentido común. El asesinato del general Schneider, el asesinato del comandante Araya, el putsh de Souper, los mil actos terroristas, la participación defendada de Estados Unidos, la provocación constante, la invocación obsesiva al caos económico y diez mil hechos más de esa naturaleza no valen nada. Lo que sí es definitorio es un discurso, y que este discurso haya sido dicho por Altamirano Orrego. Esto se transforma, por arte de magia, en el problema central y único. Y con ello, todo lo demás, crímenes, terrorismo, invitación descarada a la subversión, pasa a segundo plano y se pierde en la noche de los tiempos".

Vía El Ciudadano

23 de noviembre de 2018

Estreno de Tierra Sagrada de Nelson Vinot



Aclaración /// La periferia sinfónica exige
la devolución inmediata de todas las tierras
a las comunidades que así lo exigen
la salida del Comando Jungla del territorio mapuche
y el reconocimiento de los derechos ancestrales
de todos nuestros hermanos ///

DETRÁS DE LA MÚSICA HAY UN LATIDO
escúchalo /// siéntelo /// reconócelo

10 de noviembre de 2018

Niña hondureña


Las ventanas abiertas.
La brisa entrando suave,
haciendo bailar las cortinas
y la imagen que subyace
en el sueño de ella.

Ella sueña con un prado:
árboles de hojas transparentes
un arroyo cargado de conchitas
y las nubes jugando a dibujar
figuritas en el cielo.

Ella sueña con la paz
que aún no alcanza a tocar,
escapando, siempre escapando
de los colmillos en forma de bala
que disparan contra los suyos.

En su sueño nada de eso existe.
Es ella y las hojas, las conchitas,
y unos cuantos animales que asustados
la miran de lejos. En su sueño
los caníbales modernos no existen.

Todo es brisa, ropa limpia,
una madre feliz, verduras y vegetales
sembrados en el patio de una escuela
donde ella aprende bailando. Y las balas
son solo semillas que el viento arroja.

Ella pone sus manos tras las hojas.
Observa las marcas de sus palmas
y encuentra caminos y escondites.
Y entonces se ve a sí misma, huyendo
de la terrible tragedia que es su patria.

La niña duerme. La niña sueña.
Y es la humanidad entera la que resiste
en sus párpados: un grito que se acumula
en su garganta callada: un sueño donde
la humanidad sí existe, y es buena.


3 de noviembre de 2018

1985


A lo lejos bombas
disparos como los de la TV
el susurro de los grandes
por los pasillos de la casa
y los perros del barrio
aullando en un tono
desconocido para nosotros

Lejos

Muy lejos

Era la guerra

1 de noviembre de 2018

Rebelión contra la muerte


Sé que estás en ese color que la tarde toma
cuando lagrimean mis ojos.
Sé que formas ese canto invisible
que chorrea mis manos con melancolía.
Un pájaro que vuelve a su nido
en la hora solitaria de su muerte.
Sé que marcas el respiro limpio
de mi conciencia
siempre al lado de los débiles
desapegados del dinero que flamea como bandera
en las casas de los que hoy son triunfadores.

Pero moriremos todos, igual.

Yo al menos
tengo mis palabras estampadas
en las piedras de la aldea.

31 de octubre de 2018

Estilo clásico


hoy el mundo parece un cántaro de frutas fermentadas
hoy el cielo estira su alfombra de agua mirándonos
hoy nosotros bestias intranquilas pastamos con el placer
   de haber sobrevivido para admirar la catedral del sol
hoy es más hermoso porque es hoy y no mañana pero
   todos saben que en el ayer está la verdadera vida
hoy la fruta en el cántaro se abrirá en todos los corazones
hoy miles de niños cantarán en su escuela un viejo himno
   para seguir creyendo en la humanidad
hoy miles de flores iniciarán un nuevo ritual de fecundación
   para que el mundo siga girando

mas lo verdaderamente importante es que hoy nosotros
bestias del poder y esqueléticos del rigor
podamos el lenguaje agusanado de la poesía contemporánea
y ensamblamos una nueva pieza musical para el cosmos
un adiós que cantarán los andróginos niños del mañana
un testimonio férreo de derrota de la muerte
y triunfo de la vida

///

Se conjugan
esas hojas se conjugan
y enjuagan mi necesidad de
fotosíntesis cerca.

Lo verde del paisaje
te asume finito
te abraza en silencio
te integra de a poco.

Siempre caminaremos.
En el viento adormecido
que será el espejo de este poema.
O en la voz salvaje de una tribu
establecida en paralelo
a toda esta retórica.

En una umbría región amígdala
inflamada.

12 de octubre de 2018