18 de abril de 2017

Encuadre


Ella dice que la música
hace que los árboles muevan sus hojas
yo le digo que en realidad es el viento
el que causa el movimiento
pero ella insiste

la música viene con el viento
me dice

y me besa

11 de abril de 2017

Avenida Elías


Un patio, un patio que está levantado para que los pájaros picoteen el tiempo que se me va de la piel y de las ropas, como quien hace nacer vientos con actitud de cordillera nevada y nutriente de ríos, rocas y salmones de carne aceitosa, salvajes en su escondite; un perfil de hombre popular en el sombrero que los días van dejando sobre el esqueleto según el hambre que se tenga, de agua o de carne, de vegetal o sentimiento; el poema que se recorre al zozobrar la aldea y volver al emigre de los soles, de los días, de los pensamientos que no cesan de fluir como la nieve en las alturas de los pumas nunca vistos por el hombre, en esos parajes azules que presentimos existen en alguna parte de nuestro mapa nacional birlado por la represa pero resistente en los ojos de nuestras hijas, combatientes y plenas en el pétalo y la belleza.

10 de abril de 2017

Pieles del tiempo: transparentes



A lo lejos
las sombras de los andes
nos miraban con profundo amor

7 de abril de 2017

/68/ Armando Uribe (cfr. Hamlet)


"¡Qué obra maestra el ser humano!
Cuán noble su razón.
Sus facultades, infinitas.
Su forma, y movimientos,
tan bien plantada, y admirables.
Cuando actúa es un ángel.
Su expresión, la de un dios.
Oh belleza del mundo.
El parangón de la animalidad".

4 de abril de 2017

Plaza Aníbal Pinto, Plaza Aníbal Chile


Los que vieron el asesinato y los que no lo vieron, los que han sido mordidos por perros, los que han sido cogoteados y los que lo vieron por internet, todos, todos aquí y en la calle viven a diario la violencia que irradia desde las portadas de los diarios y desde los brillantes carros del poder, del poder económico que debe ser alcanzado por cualquier medio. Una loca carrera por billetes que se truecan por qué, por qué tipo de gramo de qué, y eso hace finalmente que un chico saque una pistola en la Plaza Victoria y mate a dos estudiantes a sangre fría. Ahora fue un cuchillo para cortar queso o quizás qué, y antes fue un borracho manejando y atropellando a un joven que caminaba tranquilamente hacia su casa. La violencia adquiere formas macabras que a todos se nos van a cruzar. Y la maquinaria del miedo se soba las manos con la paranoia social que cunde como la maleza en los cerros. Se parte por estigmatizar negativamente a la protesta social y en los grandes medios de comunicación los estereotipos se empiezan a repetir: delincuente prófugo, vendedor ambulante, joven punk. Antes fueron los comunistas, los marihuaneros, hoy son los mapuche, los anarquistas, los casa okupa y las radios comunitarias. El sistema fabrica enemigos como quien fabrica bebidas, fideos o condones, y mientras tanto seguimos llorando a nuestros jóvenes que caen como moscas fulminadas por la radiante promesa del éxito económico aquí y ahora y como sea.

Aquí es necesario dimensionar que la alta venta de alcohol y la muy buena disponibilidad de un abanico de drogas -para todos los precios y gustos-, va e irá siempre de la mano con esta mano invisible que todo lo rige. ‘La cosa es volarnos la cabeza por las buenas o por las malas’, y ahí la máxima neoliberal actualmente en ejercicio, derrocó gobiernos y desapareció opositores y hoy manipula con el miedo a la población a través de los medios de comunicación. ‘Por eso no le crea a La Estrella ni al Mercurio, no vea TVN ni Canal 13’. Suena a extremismo pero a estas alturas parece urgente recordar que todo este conglomerado mediático viene operando desde la Dictadura hasta ahora con un solo fin: volver definitivamente intocable el salvaje sistema económico impuesto desde el 11/9/1973.

Si sumamos a ello el meticuloso cambio en la orientación educacional y cultural del país -de ciudadanos a consumidores, de cooperativistas a competidores-, a partir de los ‘Chicago Boys’, nos acercamos bastante a la respuesta de por qué nuestros jóvenes solucionan sus problemas matándose entre ellos o suicidándose. Solamente siguen los valores que el sistema enaltece como sinónimo de status. Los que no lo soportan, o se hacen al margen o saltan al vacío desde un piso 18. He ahí el gran triunfo cultural, no definitivo, pero sí importante, del modelo: la violencia como sentido común, como comportamiento válido y -así subrayado- lucrativo negocio, partiendo por las farmacias y sus médicos, que contribuyen al caos narcotizando legalmente a todos.

Desde esa óptica, sólo queda ser pesimista y prepararse, pues la violencia está muy, pero muy lejos de declinar. ¿O será que siempre estuvo presente pero sin teléfonos inteligentes ni redes sociales? ¿Será que vivimos en un estado de violencia permanente y por eso nos volvemos cada vez más insensibles? O sea, ¿hay que acostumbrarse a vivir así? ¿Dónde está el botón de pánico?


3 de abril de 2017

Vacío


La madre consumidora
el padre en la cárcel el abuelo
mejor estar lejos del abuelo

olvidarse del futuro
como la mirada de la abuela
olvida el manantial del sol
postrada en su cama
imposible de recuperar

hay algo vacío en el aire
de esta mañana

el pincel del ojo
dibuja círculos en el cielo
mientras el vacío muta
a movimiento
a cubo
una toalla colgada en el patio
o las garras borradas del gato muerto
arañando los árboles
persiguiendo las uvas en el suelo

Mejor irse de casa
largarse a rodar por la vida
como una uva
envejeciendo lentamente
con la piel del sol

27 de marzo de 2017

Calle Atahualpa, Valparaíso


...y esa sensación de nunca jamás
al mirar tu madre hablar
tan profunda como una
constelación de estrellas
entre las ráfagas del cerro...

22 de marzo de 2017

Vi


El enorme pedazo
de hueso que dejó la historia

La perfecta sinfonía
eléctrica que dejó la música

El cicatrizado permanente
de la herida en los ojos

La matanza crónica
de la conciencia de clase

El subterfugio narco
de la comunidad organizada

La rabia nupcial
del que se hace escuchar

20 de marzo de 2017