30 de marzo de 2007

Miradas... miradas...


No voy a encontrar tu mirada
en las vitrinas del país
lo sé
no están tus manos en las sedas de moda
ni es tu olor el perfume extranjero
lo tuyo es la calle
lo tuyo es la justicia
y cuando cae el sol sobre Playa Ancha
(y reviven ciertas gaviotas muertas)
te amo
en la humildad de tu vida
te amo
porque cada día que se va
trae tu rostro dibujado en las nubes
que se esparcen en el horizonte
escapando de la noche:
cada día que se va
es una hoja nueva que se escribe
pensando en ti
y los tuyos

Ahí sí encuentro tu mirada
y es ahí donde mi poesía florece
con la fuerza de todas tus primaveras
y la piel de todos nuestros muertos